¿Cómo influyen tus emociones en la toma de decisiones?

Las emociones tienen un papel muy importante en la toma de decisiones , muchas veces nos hacen decidir de manera acertada y otras no tanto. Y esto, puede afectar nuestro desempeño en el trabajo, por lo cual es importante entender que debe existir una inteligencia emocional para tomar las decisiones más prudentes posibles si se quieren resultados positivos.

 

 Es por ello, que resumimos esta breve guía de cómo tus emociones pueden afectar tus decisiones en el lugar de trabajo. 

 

Esperanzado, Interesado, Curioso y Emocionado

Estas emociones se sienten bien, y nos brindan una gran satisfacción; individualmente, nos mantienen en marcha. Sin embargo, el problema no es cómo se sienten, sino cómo pueden afectar el comportamiento de toma de decisiones en grupos.

  

Por un lado, estas pueden crear una especie de "parálisis de la dirección" en la que todos exploran con gusto diferentes direcciones sin mover el proyecto hacia adelante. Por otro lado, si la persona o evento catalizador adecuado enciende una chispa, el grupo puede apresurarse, eliminando los riesgos reales, dejando de considerar otras opciones y, finalmente, tomando decisiones que no cumplen con las expectativas.

 

Ansioso, estresado, preocupado

Estas emociones se sienten mal; pero esa es la fuente de su poder cuando se trata de tomar decisiones comerciales.  Excepto en circunstancias extremas, estas emociones motivan a hacer un cambio, y hacen un gran trabajo ayudando a encontrar más alternativas. Si un equipo no se siente al menos un poco estresado o inseguro acerca de una decisión, es probable que no esté tratando lo suficiente de encontrar la mejor manera de hacer las cosas.

 

Confiado, satisfecho

Otro conjunto de sentir un buen ambiente cuando se trata de tomar decisiones. En el lado positivo, estas emociones ayudan a formar equipos que se mantienen unidos, lo cual es una gran ventaja cuando las cosas van por mal camino. Sin embargo, estas emociones realmente pueden poner un freno a la buena toma de decisiones. Un equipo seguro y satisfecho no solo considera menos alternativas, sino que también se esfuerza menos al analizar las opciones.

 

Irritado, enojado

Estas emociones se sienten mal, y no hacen mucho bien. La ira genera rechazo a las opiniones de los demás, y reduce la visión del mundo para que coincida con los sentimientos individuales. Esto, resulta en descontento incluso cuando todos están enojados juntos. Los equipos enojados se distraen fácilmente con información sin importancia y saltan a soluciones miopes por lo cual, en general, toman malas decisiones.

 

Ahora bien, sin importar la naturaleza de las emociones que dominan en el ambiente de trabajo, lo fundamental es contar con herramientas para afrontarlas de la mejor forma, y utilizarlas como un impulso para alcanzar los objetivos. Utiliza la inteligencia emocional para manejar las emociones en el trabajo y canalizarlas de una forma más productiva.En nuestro taller de inteligencia emocional te ayudamos para que aprendas a manejar todas estas emociones a tu favor. 

 

Si te gusto el artículo, nos encantaría que lo compartieras con alguien a quien le pudiera interesar. Para mayor información  info@hrkonsulting.com, estamos para ayudarte :)

Escribir comentario

Comentarios: 0